Primate Info Net Banner Wisconsin PRC Logo

Los monos capuchinos
Cebus apella

Other versions available: [English]

Estado de conservación:
Preocupación menor

La vida: 45 años (cautivola)
Población total: desconocidola
Las regiones: Sudamérica neotropical
La gestación: 153 días (5 months)
La altura: 444 mm (M), 390 mm (F)
El peso: 3.65 kg (M), 2.52 kg (F)

Cambiar métrico <-> inglés

TAXONOMIA

Suborden: Haplorrhini
Infraorden: Simiiformes
Familia: Cebidae
Subfamilia: Cebinae
Género: Cebus
Especie: C. apella
Subespecie: C. a. apella, C. a. fatuellus, C. a. macrocephalus, C. a. margaritae, C. a. peruanus, C. a. tocantinus

Otros nombres: sajon apelle (francés); black-capped capuchin, brown capuchin, Guianan brown capuchin, tufted capuchin (inglés); gekuifde kapucijnaap (neerlandés); macaco prego (portugués); tjockhuvudtamarin, brun kapucin, gulbröstad kapucin, mösskapucin (sueco); C. a. apella: mono capuchino pardo (español).

La taxonomía del mono capuchino es discutida. Algunos investigadores listan ciertos tipos como subespecies mientras otros elevan los mismos tipos al nivel de especie (ver Rylands et al. 2005). Groves lista seis subespecies: C. a. apella, C. a. fatuellus, C. a. margaritae, C. a. macrocephalus, C. a. peruanus y C. a. tocantinus. Él ubica a C. libidinosus, C. nigritus, y C. xanthosternos como especies distintas, aunque algunos investigadores las coloquen como subespecies de C. apella (Groves 2001).

MORFOLOGIA

Cebus apella
Foto: Roy Fontaine

Los monos capuchinos son reconocidos por la coloración típica de su cabeza, un sombrero de pelo negro o marrón oscuro con patillas oscuras. A ambos lados de la capa oscura en la cabeza hay copetes de pelo oscuro encima de las orejas. Los hombros son más pálidos que la espalda, con una coloración que va del amarillo al rojo-marrón, más oscuro en medio de la espalda. Sus piernas, las manos, y la cola son más oscuras que el resto de su pelaje. La cara puede ser de color marrón a rosado (Groves 2001). Hay variación significativa en el color de la cara aún entre miembros del mismo grupo, pero los machos adultos tienden a ser de colores más oscuros que las hembras (Emmons & Freer 1997). Existe dimorfismo sexual en los monos capuchinos salvajes, con machos que promedian los 3,650 kg (8,05 lb) y hembras que promedian los 2,520 kg (5,56 lb) (Fleagle 1999). El dimorfismo sexual también es exhibido en el tamaño de los caninos, con machos que poseen caninos más grande que las hembras (Kay et al 1988; Masterson 2003). En cautiverio, los monos capuchinos son significativamente más pesados, con machos que promedian los 6,089 kg (13,42 lb) y hembras que promedian los 3,19 kg (7,03 lb) en un ejemplo extremo (Leigh 1994). La longitud de la cabeza y el cuerpo es 444 mm (17,48 en) para machos y 390 mm (15,35 en) para hembras. La cola es aproximadamente de la misma longitud que el resto del cuerpo (Napier 1976). En un caso en cautiverio de extrema longevidad, un macho de mono capuchino vivió hasta los 45 años de edad (Hakeem et al. 1996).

La locomoción es principalmente cuadrúpeda, y al viajar, la cola prensil no es utilizada típicamente y es curvada hacia abajo detrás del cuerpo. La cola es utilizada principalmente durante la alimentación y el forrajeo y sirve como un freno al descender (Youlatos 1999). La cola ayuda a controlar movimientos arriesgados, colaborando en cambios en la dirección y para estabilizar al mono capuchino mientras se alimenta en su característica postura sentada. El mono capuchino se mueve normalmente sobre las ramas y ramitas, pero es raro verlo suspendido de ellas (Fleagle & Mittermeier 1980; Youlatos 1999).

DISTRIBUCIÓN

MAPAS DE DISTRIBUCIÓN (LISTA ROJA DE LA UICN):
Cebus apella

El mono capuchino sólo es encontrado en algunos países de Sudamérica, como Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Brasil, Guayana Francesa, Surinam, Guayana, y Venezuela (Fragaszy et al. 2004). El mono capuchino de la isla Margarita (C. a. margaritae) está aislado del resto de la población, lejos de la costa norte de Venezuela y separado de la población más cercana del continente por cerca de 800 km (Groves 2001; revisado en Fragaszy et al. 2004). Esta población ha estado presumiblemente en la isla desde la era precolombina pero su origen es desconocido (Groves 2001). El corazón del territorio del mono capuchino es la mitad noroeste de Brasil y la cuenca del Amazonas. Son encontrados en Amazonia occidental, en el centro y bajo Rio Amazonas y en Guayana. Su límite norte se extiende hasta Venezuela, tan lejos como hasta el Territorio Federal de Amazonas y es limitado por las sabanas. El oeste del territorio del mono capuchino se adentra en el Amazonas colombiano y hasta las estribaciones orientales de la Cordillera de los Andes hacia el sur dentro de Perú. El límite del sur en Brasil parece ser limitado por la sabana arbustiva de Brasil central. Los extremos orientales del territorio pueden extenderse más allá del Rio Xingu pero hay alguna disputa en cuanto a los límites del territorio (Rylands et Al. 2005). El mono capuchino tiene el territorio más grande de todos los primates del Nuevo Mundo (Freese & Oppenheimer 1981).

Los monos capuchinos fueron estudiados por más de diez años en La Macarena, Colombia por Kosei Izawa comenzando en 1986 (Izawa 1988). Otros estudios prominentes incluyen los de Charles Janson en Perú.

HÁBITAT

El género Cebus en total habita casi cualquier tipo de floresta en el neo trópico. Lo mismo puede decirse sobre del mono capuchino, que puede vivir en muchos hábitats diferentes también (Mittermeier & van Roosmalen 1981). Puede vivir dentro de una gran variedad de hábitats arbolados y es considerado muy adaptable. En Surinam, vive en por lo menos cinco tipos diferentes de bosque, inclusive selva tropical alta, selva tropical baja, bosque de sabana de montaña, bosque de liana, y bosque de pantano de pina (Mittermeier & van Roosmalen 1981; Zhang 1995a). En general, los hábitats en los que los monos capuchinos son encontrados incluyen selva tropical, selva sureña, bosque de mora, bosque de pre montaña, bosque bajo de montaña, bosque de wallaba, bosque de kanuku, bosque estacional del sudeste, bosque de pantano, y bosque estacional bajo (Lehman 2004). Ellos también son encontrados en territorios diferentes de hábitats borde. Dentro de los tipos diferentes de bosque, los monos se quedan típicamente dentro los estratos más bajos y dosel más bajo y mediano (Mittermeier & van Roosmalen 1981).

Cerca del fin oriental del territorio de los monos capuchinos, en Guayana Francesa, el clima tiene una temporada seca anual de agosto a noviembre y una estación de lluvias larga puntuada en febrero y marzo por un breve período seco. La precipitación anual promedia 3000 mm (118,11 en) y las temperaturas van desde 22.0°C (71.6°F) a 31.2°C (88.16°F) (Zhang 1995a). En medio del territorio del mono capuchino, cerca de Manaus, Brasil, en el bosque denso de terra firma, el promedio de lluvias es de 2.673 mm (105,24 en). Esta área exhibe una temporada húmeda de diciembre a mayo y una temporada seca durante el resto del año. Las temperaturas pueden ir de los 21°C (69.8°F) a los 33.5°C (92.3°F) en este lugar (Spironello 2001). Cerca del extremo occidental del territorio del mono capuchino, en el bosque tropical húmedo en Perú del sudeste, la temporada seca va de junio a octubre y el promedio de lluvia es de alrededor de 2000 mm (78,74 en) con una temperatura media de 24.1°C (75.38°F) (Janson 1985).

La altitud en la que son encontrados los monos capuchinos, también puede variar considerablemente con la especie, se han visto tan alto como 2350 m (7709,97 p) en las tierras altas peruanas (Butchart et Al. 1995).

ECOLOGIA

El mono capuchino omnívoro puede explotar una gran variedad de recursos de alimento, inclusive muchos no utilizados por otros primates neo tropicales, un hecho que permite su amplia distribución (Brown & Zunino 1990). Como sería lo esperado en un territorio tan grande, los alimentos explotados por los monos capuchinos varían extensamente con el hábitat así como con las temporadas. En general, la dieta del mono capuchino contiene frutas, insectos, hojas, néctar, nueces, y médula, cuyas proporciones relativas en la dieta varían considerablemente con las temporadas (Terborgh 1983; Spironello 2001). En Surinam, el mono capuchino come principalmente insectos y frutas suplementado por semillas, flores, y hojas (Mittermeier & van Roosmalen 1981). En otra parte en Amazonia, la dieta del mono capuchino fue 82% de plantas y 18% de materia animal. Un gran número de diferentes especies de plantas es utilizado durante la temporada húmeda, más que las utilizadas en la temporada seca (Spironello 2001). En la temporada seca, cuándo el alimento es a menudo escaso, el mono capuchino depende de nueces de palma y médula para alimentarse, ya que este recurso está fácilmente disponible en una temporada que de otro modo estaría baja de recursos. En la temporada húmeda sin embargo, la dependencia de la palma es reducida, ya que otros recursos alimenticios están disponibles (Terborgh 1983). Las presas animales del mono capuchino incluyen una variedad grande de insectos además de vertebrados como ranas, lagartos y pájaros (Terborgh 1983). Además de otros vertebrados, el mono capuchino es un depredador confirmado de monos titi (Callicebus moloch) habiéndose observado la matanza y consumisión de un infante (Sampaio & Ferrari 2005).

La principal actividad de los monos capuchinos en el curso del período diario de actividad es la alimentación (Izawa 1980). Diariamente, el mono capuchino diurno dividirá su tiempo en 12% de descanso, 21% de viaje y 66% de alimentación (Terborgh 1983). El tiempo utilizado en actividades diarias diferentes varía con las temporadas y la localidad, el tiempo de forrajeo puede variar entre enero y mayo de 2% de actividad diaria a 37,1%. Pueden estar en movimiento entre 35,2% a 23,6% del tiempo total diario (Zhang 1995a). Los monos capuchinos descansan más y viajan menos con una mayor disponibilidad de frutas y otros recursos de alimento en la temporada húmeda. El mono capuchino forrajea más sobre insectos en la temporada seca, presumiblemente debido a la falta de recursos disponibles de fruta (Terborgh 1983).

Cebus apella
Foto: Kevin Schafer

Los monos capuchinos pasan la noche en árboles altos, escogidos para su seguridad, su comodidad, y su conveniencia para el contacto social (Zhang 1995b). Los árboles donde duermen deben ser altos para prevenir el acceso de depredadores terrestres, ellos deben ser cómodos, y las hojas del árbol deben ser suficientemente grandes para que más de un individuo pueda dormir uno al lado del otro, aunque algunos monos capuchinos también dormirán solos. En la Guayana Francesa, el árbol preferido es la palma de Patawa, pero en otros hábitats cualquier árbol que sea suficientemente alto y suficientemente apropiado será utilizado (Zhang 1995b). Típicamente el sitio de dormir se localizará cerca del centro del territorio del grupo pero tiende a ser el sitio apropiado más cercano a donde ellos estuvieron forrajeando previamente que un sitio preferido específico (Zhang 1995b; DiBitetti et al. 2000). El sitio de dormir cambia con frecuencia, pero un solo sitio puede ser vuelto a emplear (Zhang 1995b).

El tamaño promedio del territorio del mono capuchino puede alcanzar los 8-9 km² (3,1-3,5 mi²) (Spironello 2001). Sin embargo, como otros aspectos de la ecología del mono capuchino, este valor puede variar apreciablemente con el hábitat, donde algunos grupos tienen territorios significativamente más pequeños de alrededor de 2,6 km² (1 mi²) a 1.25 km² (. 48 mi²), y puede ser tan bajo como de 0,5 km² a 0,7 km² (. 19 a 0,27 mi²) (Izawa 1980; Terborgh & Janson 1983; Janson en prep. citado en Robinson & Janson 1986). El promedio de caminata diaria para un mono capuchino está alrededor de 2,1 km (1,3 mi) (Janson en prep. citado en Robinson & Janson 1986).

Los monos capuchinos viven generalmente en simpatría con otros primates y es raro encontrarlos como la única especie de primate en sus hábitats (Fragaszy et Al. 2004). Ejemplos de especies con las que ellos viven incluye a los sakis (Pithecia sp.), los monos araña (Ateles sp.), los monos aulladores (Alouatta sp.), los monos ardilla (Saimiri sp.), y los tamarinos o sagüis (Saguinus sp.). (Fragaszy et Al. 2004). De hecho, la especie aparece en más de la mitad de las comunidades de primates en los neo trópicos (Peres & Janson 1999). Los monos capuchinos también pueden ser encontrados viviendo en el mismo hábitat con C. albifrons y C. olivaceous, una situación poco común, ya que es raro que miembros del mismo género de primate vivan en el mismo hábitat (Fragaszy et al. 2004).

El principal depredador del mono capuchino es el águila arpía (Harpia harpyja), que ha sido vista atacando monos capuchinos en varios lugares (Rettig 1978; Terborgh 1983; van Schaik & van Noordwijk 1989). Otros potenciales depredadores incluyen jaguares, pumas, jaguarundis, coyotes, tayras, serpientes y yacarés, aunque éstos no se han confirmado (Fragaszy et Al. 2004).

Los monos capuchinos salvajes son capaces de utilizar instrumentos para abrir frutas de otro modo inaccesibles, cuyas cáscaras no pueden abrir con sus dientes ni mandíbulas. Abren las frutas aplastándolas contra superficies de árboles o utilizando pedazos de rama similares a palos para abrir la fruta. Los monos capuchinos inmaduros han sido observados procurando imitar la conducta de los adultos pero ellos fallan a menudo. (Boinski et Al. 2000).

Última modificación del contenido: 17 de abril de 2009

Escrito por Kurt Gron. Revisado por Gary Linn.
Traducido por Alissa Pruess y Sylvia Corte.

Cite esta página como:
Gron KJ. 2009 17 de abril. Las Hojas Informativas del Primate: Los monos capuchinos (Cebus apella) Taxonomia, Morfologia, y Ecología . <http://pin.primate.wisc.edu/factsheets/spanish/tufted_capuchin>. Accesada 2014 24 de octubre.